Federico Marín Bellón te recomienda: “Jugar con cabeza” abcblogs.abc.es

Bobby Fischer, el mayor prodigio que ha dado el ajedrez estadounidense, con permiso de Paul Morphy, se convirtió en gran maestro a los 15 años y seis meses. Hikaru Nakamura, de origen japonés, logró el título con cuatro meses menos. Ray Robson, todavía poco conocido, solo tenía 14 años y once meses cuando ascendió a la máxima categoría del ajedrez mundial. Samuel Sevianlos ha superado a todos a los 13 años y diez meses. Pese a todo, es el sexto en la clasificación mundial de genios precoces, encabezada por Sergei Karjakin, cuyos 12 años y siete meses son todo un reto para el cerebro humano.

 

Lo conseguido por Samuel Sevian no es ninguna tontería, pese a todo, ya que ha superado el récord de su país, necesitado de un sustituto para el mítico Bobby, por más de un año. Si el joven ajedrecista asciende rápido, quizá se suspendan los intentos de «repatriación» de Fabiano Caruana, ahora mismo la mayor amenaza a la que se enfrenta Magnus Carlsen, campeón del mundo. Samuel se aseguró el título en un torneo de fin de semana en San Luis, donde ganó sus cuatro partidas y superó así la barrera de los 2500 puntos Elo. Era el último requisito que le faltaba para obtener el nombramiento como gran maestro, un honor vitalicio que la FIDE creó de forma oficial en 1950, aunque se utiliza desde mucho antes.

Rusos de altos vuelos / Leontxo García – El País

Como en la vida, en el ajedrez conviene mucho mirar más allá de lo aparente. Esta partida es un ejemplo muy persuasivo.

Blancas: N. Vitiugov (2.738). Negras: I. Lysyj (2.686).Sistema Londres (A46). Superfinal del Campeonato de Rusia (1ª ronda). Kazán, 28-11-2014.

No están entre las grandes estrellas, pero son muy fuertes. Sin embargo, Vitiugov, 19º del mundo, comete un error de cálculo, y es castigado por Lysyj, casi desconocido pero en las puertas de la élite.